martes, 18 de mayo de 2010

PENSANDO EN EL FUTURO DEL MUNDO



A veces me pregunto cuál será el futuro de nuestro mundo. Y no me refiero solamente al futuro de nuestro planeta, sino también al futuro de la humanidad, pues los destinos de ambos parecen estar estrechamente interrelacionados.

Con respecto a nuestro planeta, sabemos que estamos destruyendo nuestras reservas naturales, consumiendo más de lo que el planeta puede producir, contaminándolo, etc. Y parece que esto, por ahora, avanza sin parar. Se van haciendo leyes, se nos pide que reciclemos, no contaminemos, etc. Pero me parece que la solución esté tan sólo en leyes, imposiciones externas, etc. Sin un cambio más profundo de la conciencia de los seres humanos, da la impresión de que poco se puede cambiar. Sin superar nuestro egoísmo y nuestra estupidez, es posible que este mundo no dure demasiado tiempo, pues sin ello es imposible que nos comprometamos con nuestra propia supervivencia y felicidad.

En paralelo con la contaminación terrestre, las conciencias de los seres humanos parecen estar sufriendo algún tipo de contaminación interior. Estamos en un momento histórico, en el que el egoísmo de las personas es más patente; el individualismo parece ser un valor absoluto y lo que se han llamado valores espirituales, parecen ser valores pertenecientes a películas de ciencia ficción o a épocas remotas, de un pasado ya perdido y olvidado. Muchos seres humanos andan desconectados de sus almas. Es cierto que es posible que esto no sea un problema de ahora, sino algo que sucede desde que existe el hombre. Sabemos que diversos escritores y sabios de antaño, han hablado de la falta de valores, del egoísmo, del pecado, del error humano… Pero en las historias y leyendas de otras épocas, parecía haber una referencia a valores más elevados, como algo a lo que el ser humano podía aspirar para ser mejor, para elevarse como persona y desarrollar sus potencialidades. Las historias de los héroes nos remitían a las máximas posibilidades humanas. Los mitos, nos mostraban seres de otros mundos, que reflejaban nuestras inquietudes más profundas, etc. Pero si vemos las historias que hoy en día triunfan, nos encontramos con mucha vacuidad y estupidez. Basta con encender la televisión para darnos cuenta de cuáles son los nuevos “héroes” que convocan a las masas. En muchos casos se trata más bien de antihéroes, que patéticamente, desfilan ante nuestros ojos, para ayudarnos a olvidarnos de quienes somos realmente.

A la vez, algunos idealistas quieren luchar por un mundo mejor. Muchas veces con conciencia y sabiduría, otras ingenuamente. Pero en ocasiones, muchos parecen querer sentirse salvadores de los demás, para así sentirse importantes.

Como contrapartida, cada vez son más quienes apelan a valores espirituales, en algunos ámbitos. En ocasiones dando muestras de una gran fuerza interior y sabiduría. Pero en otras, esto no es tan cierto, puesto que plantean que la verdad está en la ruptura con nuestra historia y tradiciones, sin recoger los frutos que han dejado nuestros mayores.

Otros nos quieren vender la moto, de que si reciclamos seremos más humanos y felices y que con eso basta… Otros, como el director ejecutivo de Microsoft, nos cuentan que el futuro de nuestras vidas consistirá en “interactuar con una pantalla de la misma forma que con un ser humano, será una innovación clave de los próximos 10 años”. Como si esta fuera la clave de nuestras vidas futuras…

Y yo... mientras tanto, me sigo preguntando si este mundo será mejor o peor, en el futuro, o seguirá del mismo modo… Si es que sigue existiendo, de aquí a unos años. Me pregunto, si esa transformación de la consciencia, de la que algunos hablan, será real o se trata de mera fantasía. Me gustaría creer, que los seres humanos llegarán a esa masa crítica de la que se habla. Una masa crítica de personas transformadas y conscientes, que nos darán claves para un mundo mejor. Entretanto, quizás sea mejor intentar desarrollar una “masa crítica” de paz, sentido común, amor, empatía, sabiduría y compasión en nuestro mundo interior. Quizás, si aprendemos a salvar el propio mundo interior, tengamos alguna clave de por donde se salva nuestro mundo. Y ese mundo interior, parece no salvarse tan sólo por uno mismo, sino que la búsqueda de un valor superior, de una conciencia superior, de un Ser superior, parece ser una pieza clave, en este proceso, como ya nos han contado muchos sabios.

En este proceso, si somos capaces de tener más conciencia y consciencia, de lo que es realmente el mundo (interior y exterior), es posible que nos comprometamos realmente con nuestro presente, para llegar a vivir en un mundo mejor y construyamos o encontremos ese paraíso tal vez perdido (como diría José Antonio Delgado) o tal vez nunca encontrado... Tal vez en la tierra, tal vez en el cielo, tal vez en nuestro propio interior, o en todos ellos...

9 comentarios:

Pablo dijo...

Hola Maribel,

Palabras reflexivas que, desde mi punto de vista, son bastante acertadas. Esas luces y sombras (haciendo hincapié en estas últimas) se hacen también evidentes en uno mismo, en su propio mundo interior al que te refieres, y en las conversaciones con las personas más cercanas de su entorno, muy reacias, ignorantes y críticas precisamente con este tipo de reflexión y crítica. Y aún sintiéndose uno bastante ignorante, la mayor de las veces durante la conversación te creen y hacen sentir como un lunático, que en un principio asusta, pero visto lo visto y pensado detenidamente, más me ha asustado y asustaría que algún día me encontrara (él a mí o yo a él) siendo tanto y tan poco terrestre..

Un saludo,

Pablo

Tereza Halasová dijo...

Hola Maribel,
hace mucho que no comento nada, pero este tema siempre me ha parecido interesante. Cómo será el futuro? Es el presente en algo diferente al pasado? Hay una cosa que me hace pensar mucho cuando traigo el tema a un nivel personal, a mi propia historia personal, y me pregunto si mi futuro será mejor o peor que mi pasado,... He llegado a una conclusión curiosa, y es que las circunstancias no son más que circunstancias, sea para una persona o para la humanidad. El hambre, las guerras, las catástrofes, los grandes descubrimientos y los grandes fracasos de la humanidad,... a la hora de la verdad han formado siempre a personas con gran espíritu y personas que se aprovechaban o se dejaban llevar, sobrevivían como podían de forma mediocre o llena,... Claro que igual que en la vida de uno hay momentos que de alguna manera son más significativos, en la historia también hay épocas que influyen de forma más determinante en las personas. Es la nuestra una de estas épocas? Desde luego nos lo hace plantear, al menos a algunos y creo que por tu profesión sabes que a más de uno le hace caer en depresiones, o en malestares psíquicos porque cuesta descubrir la belleza y el bien en medio de tanto deslumbramiento de las apariencias. No sé, yo sí que los veo, soy capaz de fijarme en los pequeňos detalles que me sacan del dolor, pero no sé si es algo excepcional.
Y una pregunta aprovechando este tema. Cómo crees que influyen las nuevas tecnologías sobre la mente, la formación de los procesos mentales? Es algo muy importante para los profesores, como yo, porque desde hace tiempo se van viendo los problemas en la concentración en los niňos, que, sin embargo, después tienen una capacidad de reacciones intuitivas y muy rápidas en el ámbito de la informática, y quizás tb. en otros. Yo me pregunto a veces si es bueno luchar contra ello, si no es que simplemente tienen la mente configurada de otra manera y vamos en este sentido en paralelo con dos modos de pensar diferentes. Supongo que no es ni una cosa ni otra, pero me gustaría conocer algo más si se ha estudiado, sobre este tema, porque desde luego creo que tiene mucho que ver con tu tema de hoy.
un abrazo
Tereza

Tereza Halasová dijo...

por casualidad me ha llegado ahora esta canción que me gustaría unir a la reflexión anterior porque me ha hecho pensar mucho, porque me ha hecho primero sentir melancolía triste, pero que al final ha superado una sensación de paz por poder vivir el presente sin más, pero de forma llena y quizás así de alguna manera permanente sin pasados ni futuros.
http://www.youtube.com/watch?v=6w0fPBRn6qg&feature=player_embedded

Anónimo dijo...

Si observamos detenidamente la gran contradicción entre el Ser Humano creativo/expansivo en manos de esas invisibles musas que le inspiran permitiendo a sus obras perpetuarse en el tiempo mas allá de su creador, versus el contradictorio Ser Humano inmerso en la crueldad, la codicia, el enfrentamiento continuo, en suma el egocentrismo llevado a extremos en algunos casos autodestructivo con el mismo y el medio que le rodea, tenemos que caer en la cuenta que algo no funciona demasiado bien. Es como si hubieran dos mentes alternándose en uno pero nunca a la par, donde el dominio de una de ellas parece aplastante, esta mente egocéntrica que vira desde el mediocre sentimiento de codicia y temor hasta extremos insospechados. Y luego la otra mente, la creativa, la pacifica, la que se embelesa con la belleza, la armónica, la que hace arte aun sin hacer nada, su sola presencia en uno nos eleva.

No me queda la menor duda que el camino pasa por dar muerte a esta segunda mente y por lo que nos cuenta la filosofía perenne la transición es una oscura noche del alma, confirma aquello del que viva morirá y el que muera a esa mente vivirá, incluso le da sentido evolutivo a nuestra vida.

No es un juego romántico ni una aspiración divina, es tan simple y difícil como poner la vida en ello por encima de cualquier prioridad o necesidad, en el fondo la necesidad o necesidades abundantes en nuestra sociedad que olvido vivir con lo básico es el síntoma que señala como una flecha a esta mente que se ha de eliminar, y para sacarla del juego hay que conocerla como si fuera un parasito en nuestro cuerpo. que ha mutilado al ser magico/creativo.

Yo lo veo así.........., cuando pienso en el futuro del mundo y en el mio.

Un saludo

Juan Manuel

Maribel Rodríguez dijo...

Hola a todos, gracias por vuestros comentarios. Voy respondiendo, brevemente, a cada uno.

Pablo, lo que dices muestra una gran lucidez, pero no olvidemos, que para quienes no ven, los que pueden ver son lunáticos, pues captan cosas que parecen extrañas, para los invidentes.

Tereza, bienvenida nuevamente por acá. Con respecto a nuestro futuro, lo mejor o peor, que depende de nosotros, es la manera en la que elegimos reaccionar ante la vida. Estamos mejor, en la medida que tenemos más consciencia y somos capaces de ver más allá de los reveses de la vida, ¿no crees? Así, que tal vez estamos queriendo decir lo mismo, pues tú misma dices que "las circunstancias no son más que las circunstancias". Lo que no es circunstancial es nuestra propia actitud. Y ver así la belleza, como dices, sí es poco frecuente. Eres afortunada. Y respecto a las nuevas tecnologías y su efecto en las mentes, me parece que hace falta investigar más. Se sabe que en los niños puede aumentar la hiperactividad, pueden dificultar la concentración, etc. Pero no sé mucho más... Poco a poco los científicos nos meteremos más en ello. A mí personalmente, me parece que las nuevas tecnologías ofrecen ventajas o inconvenientes según como se usen. Y muchas gracias por la canción, es muy bello tu comentario sobre la misma y muestra una gran sabiduría interior.

Juan Manuel, interesantes reflexiones estas que compartes. Me parece que esas dos mentes forman parte de la naturaleza de todo ser humano, pero éstos han de irse equilibrando y parte del proceso, más que dar muerte, creo que es una especie de renuncia consciente al propio egoísmo. Un dejar morir, más que un matar. Es un proceso duro, complicado, doloroso, porque la mente egocéntrica se aferra con ahínco a sí misma. Y a la vez que se la deja morir, uno se ha de desidentificar de ella y dejar que lo mejor de uno perviva.

Saludos a todos.

Maribel

Anónimo dijo...

Desde mi limitada visión creo que no Maribel, que esta segunda mente no forma parte de la naturaleza del Ser humano. Es un implante cultural/neurótico basado en concepciones erróneas de como convivir en una relación con la naturaleza, el mundo y el prójimo. Digamos que es un sistema de creencias que predispone a la mente a una torturante insatisfacción e insuficiencia. Es una demencia llamada mente insatisfecha que busca obtener ya sea bienes materiales, emocionales o espirituales en resumen codicia para sentirse satisfecha temporalmente pues inmediatamente vuelve a correr el deseo de mas y mejor y cualquier cosa que se interponga en su camino revierte en violencia. Por supuesto en un primer estadio la insuficiencia de la segunda mente es inconsciente, en el segundo es conscientemente desesperante y espero que con el tiempo sea eliminada. Además predispone desde la raíz del vivir cada día a mantenerte en interminables pseudoproblemas, control y temor al que se añade falta de conciencia de la vida en presente, pues su propio circulo vicioso te mantiene alejado mientras el dialogo interno consume todas las energías que a la postre alimentan al sistema de creencias, a la búsqueda de satisfacción y a la aflicción de la soledad. Podemos estar en desacuerdo en palabras como matar, enemigo o parásito es una cuestión de cosmovisión y de experiencias que no se pueden compartir por ser exclusivas de cada cual, pero si acertamos en los síntomas, en la base que los crea y en la formula para su desaparición nos haremos un favor. A mi me gusta el termino parásito que además no lo invente yo, pues a pesar de formar parte de la naturaleza de uno por que esta en nuestro interior, no es de uno y expulsar al parásito es tanto como revertir todo por lo que hemos luchado y vivido, no m extraña por tanto que la noche oscura del alma sea la perdida de una falsa creencia de lo que somos y con lo que vivimos completamente identificados. La otra/nuestra mente no ha salido a la vida excepto cuando éramos muy niños, solo que algunos no olvidamos, ademas se la puede forzar a salir y observar las diferencias.

Un saludo

JM

Maribel Rodríguez dijo...

Juan Manuel, si hablamos del Ser con mayúsculas, probablemente esa segunda naturaleza no forme parte de él y sea un signo de separatividad y ruptura. Quizás tenga algo que ver con eso que las religiones han llamado pecado, quién sabe...

Lo que no sé es si es un implante cultural/neurótico o son los efectos segundarios de nuestro periplo hacia el Ser y la Consciencia, mientras aún no hemos llegado.

Lo de que nuestra mente no ha salido más que cuando éramos muy niños, estoy de acuerdo y no estoy de acuerdo... En los niños salen cosas muy expontáneas, pero son muy inconscientes. Hace falta tomar consciencia real de quienes somos para expresar eso conscientemente. Si no lo sabemos, es como si no lo fuéramos, aunque lo tengamos...

Saludos

Maribel

Anónimo dijo...

Por que no un adversario " Parásito Psíquico" a nuestra propia evolución ?. Que tal un recorrido Darwiniano Cósmico donde el perceptor a imagen y semejanza de un "Salmón" no solo tiene que luchar contra los elementos naturales de la cultura con tanta falta de orden "Pecado", además la simbólica montaña presenta a un adversario llamado "Oso" que gusta de ponerle las cosas difíciles sin perder de vista que estamos cincuscritos a un nuevo elemento en nuestro pequeños confines planetarios llamado "Psiquismo" que toma autoconciencia y se hace preguntas sobre lo finito e infinito, la vida y la muerte.

Como un Ser Humano puede evolucionar en la toma de conciencia ?, penetrar en la sustancia y revelársele lo desconocido del el mismo y el mundo si no tiene un adversario que lo presione a elevarse. Es pura naturaleza. No es eso un periplo a nuestra totalidad ?.

Lo que tu eres es una perceptora (Toma de conciencia) que de forma dinámica toma decisiones en su relación con el medio, mediatizada por el proceso cognitivo de interpretación "Cultura".

Ahora bien si estas deseernigizada, con insuficiencia vital y muestras síntomas de insatisfacción que te induce como al galgo a perseguir al conejo zanahoria para caer tarde o temprano en la frustración en un mundo de objetos y situaciones impermanentes..., que crea desigualdad y violencia gratuita junto a una neurosis por el futuro y sus complementos en moda,...tenemos un problema Houston. Y eso si es Inconsciencia de la que el niño esta libre, nunca se ha de olvidar que el universo es depredador, bello pero terriblemente sanguinario, y eso son peras contadas que tocan de lleno realidades versus idealizaciones. Acaso no tiene pinta de que el energetico niño espontaneo y libre en cuanto madura se transforma en una mala copia?, un parasito que se alimenta sin matar a su presa, pero eliminando su grandeza.

Y después el otro lado, todavía mas irracional y mortífero, mas abstracto y oscuro....

Realmente puedes negar lo expuesto, o puedes aseverar lo contrario?, por tanto si no lo sabes es como si no existiera....

Piensalo el universo nos coloca un parásito adversario para nuestra evolución, es la mente de "Dios" con sus ocurrencias, o no lo observas cada día?. Tu Maribel eres científica de la psiquis, encuentras algún input erróneo?

Saludos sin conspiroparanoia....

J M

Maribel Rodríguez dijo...

Juan Manuel, no lo veo como "Parásito", sino como aliado en la propia evolución, si nos empuja a ir más allá. Somos nosotros quienes nos estancamos o flaqueamos.

Por otra parte, cada cual se busca sus explicaciones, según ve su propia realidad. Y no son más que posibilidades, interpretaciones, visiones... en la mayoría de los casos.

Lo único que puedo afirmar, es que cuanto más conozco de los seres humanos, más segura estoy de que la esencia de su propia realidad es un "misterio", hermoso y aterrador a un tiempo (según se mire). Ahondar en ese misterio suele ser liberador, a pesar del miedo al vacío, la incertidumbre, etc. Y ahondar en ese misterio es ser más conscientes, más libres, etc.

Más que inputs erróneos, veo visiones parciales. La visión global es prácticamente inabarcable, por lo que nadie tenemos una verdad absoluta, aunque lo absoluto se pueda manifestar en nosotros.

Saludos

Maribel

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails