sábado, 11 de septiembre de 2010

FRATERNIDAD ENTRE MUSULMANES Y CRISTIANOS

En las noticias, lo normal es que nos informen de los conflictos que hay entre musulmanes y cristianos, de las tensiones y diferencias que se generan entre unos y otros. Todo esto no hace más que aumentar la hostilidad entre ambos y hacer que aumenten aún más los prejuicios mutuos.

En los periódicos nos cuentan de un loco que quiere quemar Coranes, parece que para echar más leña al fuego, pues esto solamente puede servir para molestar a los musulmanes. ¿Para qué nos cuentan esto? ¿Para que si queda algún fanático al que le falten suficientes motivos para hacer daño tenga ahora uno más? 

Y lo peor no es el fanático, sino la confusión que mucha gente tiene entre el Islam y el fanatismo. No se habla de la hospitalidad de los musulmanes con los extranjeros, de la cohesión de sus familias, de su solidaridad con los que sufren, de su espiritualidad, etc. 

Para algunos quizás suenen ingenuas mis palabras, pero como tengo la suerte de haber vivido esto de primera mano, a mí ya no me pueden manipular con información distorsionada. Sé de sobra que esto que cuento, y más cosas buenas de los de este país, son ciertas. Además, he visitado Túnez y Estambul y las impresiones han sido igualmente buenas. ¿Será porque soy tonta? Me parece que no. Quizás he podido mirar estos lugares con una mirada más libre de prejuicios y más abierta. De ahí la suerte de todo lo bueno que me he podido llevar. 

He vivido tres años en un país musulmán (Marruecos) y desde los quince años de edad, hasta la actualidad mantengo una muy buena relación con el país (que al menos visito una vez al año) y con sus gentes. Estar en Marruecos es recargar las pilas, sentirme en casa, comer muy bien, sentir una grata acogida de muchas personas, etc. Aunque también debo decir que el buen ambiente ha empeorado algo con los años. Supongo que la degeneración de valores no se da solamente en Occidente. 

Hoy mismo me llega un mail de un amigo monje cisterciense que está en un monasterio de un país musulmán y me cuenta que están celebrando el fin del Ramadán con la gente de allí. Pero que, a la vez, tienen el coche de la policía marroquí, en la puerta del monasterio, para protegerles de si va algún fanático por allá, por culpa de la provocación del loco de USA. Si es que cada vez el mundo es más pequeño. Además, han invitado a los policías a café y pastas, y así se cuidan mutuamente. Me cuenta que también han entregado a los Imanes de las mezquitas cercanas, el texto del Vaticano, con motivo del fin del Ramadán, en francés y árabe. El año pasado lo leyeron en las mezquitas después del sermón del Imán. Nos cuenta que los monjes de su comunidad, tienen una buena relación con los Imanes de allí. Su última frase es “Que pena que en el mundo occidental se desconozca la realidad musulmana e incluso se incite a la islamofobia desde medios que se dicen cristianos.” 

Os cuento todo esto para intentar compensar tanto pesimismo e información negativa. Ojalá entre todos, consiguiéramos tener más espíritu cooperativo y menos afán destructivo. Esta fecha funesta, del 11-S, quizás sea un momento para reflexionar sobre como traer más paz y fraternidad a este mundo.

Si hay tanto choque entre civilizaciones ¿no será porque también hay un choque, con nosotros mismos, en el interior de nuestras almas?

5 comentarios:

Harry Haller dijo...

Muy interesante. ¡tienes un nuevo seguidor!

Maribel Rodríguez dijo...

Me alegro mucho de que te haya resultado interesante.

¡Bienvenido!!

abdeluahed dijo...

Hola;
Soy Marroqui pero bi cultural ya que soy de formacion española y lo que has comentado sobre la desinformacion que existe en occidente soble todo lo que es el mundo musulman totalmente de acuerdo contigo, solo nforman sobre algunos puntos negros que en la mayoria de las veces no tiene nada que ver con el islam y los musulmanes.

Saludos
Abdel

Pablo dijo...

Hola Maribel,

Totalmente de acuerdo con lo dicho; hay valores en las sociedades musulmanas en los que nos aventajan, a pesar de la brecha materialista que nos separa, y tan solo hace falta viajar por alguno de los países que mencionas para darse cuenta rápidamente. Tampoco creo que sea acertado pasar por alto su riqueza cultural, que también dice bastante de ellos, y centrar las críticas en algo más que los prejuicios baratos e infundados de la mayoría de las personas, pues también adolecen de algunos retrasos y problemas graves.

Se me ocurre traer al cristianismo de hoy en día el mismo debate que planteas respecto a medios de comunicación y religión. El loco que quemas Coranes, los abusos de los obispos belgas, el Papa erre que erre con el uso del preservativo.. ¿son estos los únicos hechos destacables del ámbito religioso de nuestro mundo? Creo que con las religiones los medios de comunicación tienden a comportarse de manera especialmente escandalosa, superficial y negativa, refiriéndome siempre a la línea general, pues siempre hay medios para todo. ¿Es esto una especie de revancha al poder y secretismo que han atesorado las religiones? ¿Es un síntoma más de aversión a los caminos que procuren ir algo más allá del espectáculo y el consumo?. Y en este último caso, ¿cuál es el verdadero motivo?.

Además esto hace especial mella en aquellos que no están muy interesados por el tema y se conforman en "conocerlo" leyendo el periódico, que con titulares y portadas como las que sacan, no me extraña que más de uno se piense que eso es el Circo de los Horrores..

Un saludo,

Pablo

Maribel Rodríguez dijo...

Abdeluahed, estoy totalmente de acuerdo contigo. La ignorancia de mucha gente lleva a mucho desconocimiento y a no querer saber nada más.

Pablo, también estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Lo que vende son las malas noticias y además, la religión no interesa, pues nos puede alejar del materialismo. Aunque tampoco se pueden negar los errores que se han cometido, en la historia, en nombre de Dios. El verdadero motivo es complejo y no seré yo quién me atreva a creerse en posesión de la verdad. A mí me parece que es una mezcla de factores diversos, sobre los que ya has apuntado algo. Es penoso el conformismo en el que vive la mayoría de la gente, que escucha la TV como si en ésta se mostrara la verdad absoluta.

Saludos

Maribel