sábado, 15 de agosto de 2015

¿LAS NEURONAS PIENSAN?

Cada vez me encuentro con más textos científicos que afirman que nuestra actividad consciente, emocional, racional, etc. se origina en el cerebro o en ciertas agrupaciones neuronales que están dentro del mismo… Hay algo que no me cuadra…

Si mi cerebro origina mi funcionamiento mental, entonces mi cerebro piensa… Si mi cerebro piensa, y ciertas zonas del cerebro generan por sí mismas emociones, imágenes, ideas, etc., entonces tendría que haber alguna sustancia pensante ahí, metida en la masa encefálica. ¡Qué extraño!

Los diferentes avances de las neurociencias nos muestran como se van activando áreas cerebrales distintas según lo que hagamos, pensamos, sintamos, etc. Cuando reímos se puede ver como se activan unas neuronas, cuando lloramos otras, cuando imaginamos otras y así sucesivamente. Sabemos que en nuestra experiencia cotidiana el cerebro funciona como una gran orquesta en la que se tienen que sincronizar muchos grupos neuronales, para cualquiera de nuestras tareas diarias. Tal y como ahora sucede mientras tecleo esta entrada en el blog, mi cerebro, simultáneamente tiene que hacer muchas cosas. Por mi parte tengo la impresión de que voy pensando en lo que quiero decir, a la vez decidir qué palabras usar, teclear en el ordenador, pensar en si lo que escribo es comprensible, etc. Mientras hago esto tengo la sensación de que hay un yo en medio de estas actividades que puedo ir haciendo casi automáticamente, sin ser consciente de la complejidad de mi actividad cerebral para hacer esta tarea. Yo no sé qué está haciendo cada una de las neuronas a la vez que realizo esta actividad. Mi consciencia, sabe poco, por experiencia directa de mi cerebro y de si estoy usando el lóbulo parietal, el temporal, etc. . Si nos paramos a pensar en esto, la sensación puede ser muy extraña.

Según las diversas teorías neurocientíficas, mi cerebro estaría tecleando mi entrada de blog y pensándola… Si mi cerebro es el que hace todo esto, y además es capaz de hacerme creer que hay un algo consciente y libre en medio de todo este berenjenal. Si es capaz de semejante complejidad e incluso de lo que parece un engaño. ¿Hay duendecillos en mi cerebro que mueven los hilos? ¿Son las neuronas cual diminutos personajes que se ponen de acuerdo a una velocidad supersónica acerca de cómo hacer tal o cual tarea? ¿Ellas deciden si me siento bien o mal? ¿Debería enfadarme con ellas cuando me sienta mal y darles las gracias cuando me sienta bien? Si tienen esas grandes capacidades ¿no debería charlar de vez en cuando con ellas? ¿o serían ellas mismas hablando consigo mismas?


Imagen de una neurona en la serie "Érase una vez la vida"

Además, si como dicen algunos “la mente está en el cerebro”… ¿De dónde ha salido un cerebro que es capaz de producir mente? ¿Cómo se hizo una máquina tan sofisticada? ¿Por casualidad? ¿Es posible que se llegue a desarrollar una estructura tan compleja sin que un cerebro la invente? ¿Entonces por qué tanto empeño en que el cerebro lo hace todo? No parece posible que se hiciera a sí mismo. Y si se ha hecho tan bien como para que más o menos pueda pensar… ¿Es realmente el cerebro el que ha creado mi mente? ¿Cómo va a poder crear a mi mente si no se ha creado ni siquiera a sí mismo? ¿Cómo van a ser un puñado de neuronas de las que se supone que crean esa mente, si ni siquiera parecen tener una autoconciencia de sí mismas? ¿O ha sido el ADN? ¿Entonces es el ADN el que tiene cerebro y por eso ha podido hacer un cerebro? Pero el problema es que el ADN no tiene cerebro… Y de ahí sale el cerebro. ¿Y de dónde ha salido ese ADN que se supone que crea un cerebro? ¡Qué lío!

Cuando me dicen que mi lóbulo temporal se activa al escuchar música, puedo entender que esa parte de mi cerebro funciona como un procesador o receptor de sonidos… Pero cuando me dicen que mi cerebro genera mi estado de ánimo, mis pensamientos, mis sentimientos, etc. No consigo comprender cómo es esto posible. Cuando se habla de que el comportamiento moral tiene que ver con cierta parte del lóbulo frontal, ¿son entonces las neuronas de esa zona quienes deciden tal cosa? ¿Entonces tienen capacidad de razonamiento moral?

Y, si siento empatía por el sufrimiento ajeno ¿son ellas sintiendo empatía? ¿Las neuronas sienten o piensan o deciden?


Por no hablar de cuando una persona se deprime o se angustia ¿realmente son masas neuronales amargándole así la vida a la gente?

No sé, es algo muy extraño el suponer que esto funciona de tal forma, pues entonces habría un conjunto de neuronas o estructuras neuronales capaces de pensar por sí mismas, algo que resulta bastante inquietante solo pensarlo...

A mi me parece que quizás algunos científicos padecen una especie de animismo inconsciente que se proyecta en el cerebro, y que, al igual que los hombres primitivos creían que una montaña tenía voluntad propia, ahora muchos creen que las estructuras cerebrales tienen voluntad, intencionalidad, etc. Pero si son científicos ¿no se supone que su quehacer no puede sustentarse en creencias?

Por no hablar de quienes dicen simultáneamente que tenemos un cerebro y que el cerebro decide. ¡Menuda contradicción! Pues si el cerebro es el que “decide” no tenemos un cerebro, es el cerebro el que nos tiene a nosotros… Nuevamente suena bastante inquietante.

Desde mi punto de vista, la cuestión de esa supuesta relación mente-cerebro sigue sin resolver y no puedo explicarme por qué hay colegas tan seguros de que lo que ocurre dentro de un ser humano se genera en el cerebro. ¿Por qué no en el hígado? ¿Por qué no en el corazón? Ambos tienen células haciendo funciones complejas y, además, el corazón tiene la capacidad de reaccionar simultáneamente con ciertas emociones…

Vuelvo a la pregunta ¿entonces es que las neuronas piensan (solas o por separado)? ¿Y cómo es que piensan si no tienen cerebro?




2 comentarios:

Conejo Blanco dijo...

Valiente y certera disección esta entrada, cuando más que analizar presuntas respuestas uno se enfrenta al misterio de lo que somos y de la vida, cayendo uno en la cuenta que solo sabe que no sabe nada. Pero esta no es la medida que mueve el mundo, saber que no se sabe nada no es políticamente correcto y es preferible afiliarse a una escuela, filosofía, ciencia, religión, espiritualidad, psicología o delirio.

En fin, yo te devuelvo la pregunta.

Puedes Maribel dejar de pensar durante las próximas 4 horas.?
Esto nos hablaría algo mas sobre voluntad e intencionalidad, y quien se tiene a quien, y quien es ese quien que puede dejar de pensar?, si puede claro…….

Un abrazo

Anónimo dijo...

La neurociencia es racionalista, y adolece del problema de todos los racionalismos... ver y tocar, y eso es lo único.

La información es un ámbito distinto al espacio-tiempo. El único que circunscribe esta realidad de forma clara es Immanuel Kant, el padre de la filosofía moderna:
-Razón Pura o especulativa... espacio-tiempo.
-Razón Práctica... información.

Son dos ámbitos completamente distintos. Ambos obedecen a la causalidad, pero uno es objetivo, el otro es subjetivo.

La neurociencia pretende estudiar la información bajo la perspectiva del espacio-tiempo (tiene que haber algo que tocar) y ese es su problema.

La informática, las Ciencias de la Información, están dando la razón a Kant, y a Jung. El lenguaje de la información son los arquetipos... un arquetipo (en informática) es una 'ecuación' de comportamiento en lenguaje UML, o sea, expresa una causalidad general, todavía no se sabe dónde se aplicará. Igual que una ecuación matemática, describe relaciones causales en el espacio-tiempo, pero según su parametrización, cambia su forma final. Una ecuación de onda, puede representar una onda electromagnética, una onda acústica, una onda expansiva... sólo cambian sus parámetros. Pues eso mismo es un arquetipo en el ámbito de la información.

El cerebro humano genera estos diagramas UML a un ritmo increíble, un ordenador no puede, ni siquiera, generar un sólo UML, ni un sólo arquetipo. Simplemente repiten a toda pastilla, como máquinas que son.

La facultad humana de representar la información en forma de arquetipos generales, es impresionante. Facultad que también tienen los animales.

En resumen... se emplea una misma razón para describir la causalidad... pero aplicada a dos ámbitos enteramente distintos... dos 'formas a priori' distintas, utilizando nomenclatura kantiana.

La neurociencia no ha tomado nota de lo que señala con claridad cristalina Kant, y ese es su déficit fundamental. Sólo Jung atiende a ese aspecto... los arquetipos, según él mismo declara en vídeo, nacen del concepto kantiano de Categoría, esa es la base que le inspiró a desarrollar el concepto.

Ahora, está claro que si te atraviesa una vara el cerebro... se terminó todo en un momento. El cerebro es el órgano encargado de gestionar la información, sin él, todo se termina. Pero el material para el que ha sido diseñado (la información) no está en el espacio-tiempo, no se pueden aplicar las matemáticas a la información, dicho de otro modo... y no tener el cuenta las leyes que rigen la información es un error que cometen todas las ciencias modernas. La información, viene en la genética, y viene en el cerebro. Sus leyes de funcionamiento son atemporales, y a-espaciales, ya lo dijo Kant hace 300 años, pero nada, que no se le ha hecho ni puto caso.

Aquí el famoso ejemplo de Phineas Gage:
https://es.wikipedia.org/wiki/Phineas_Gage