martes, 9 de noviembre de 2010

REFLEXIONES SOBRE EL VAMPIRISMO EMOCIONAL

Hace unos días leí una entrada de un blog, sobre el vampirismo emocional, que me resultó interesante. Aunque este no sea un concepto muy científico, la idea de un vampirismo emocional, seguramente nos resuene a casi todos, como parte de nuestra experiencia, en algún momento de nuestras vidas. Casi todo el mundo se ha encontrado alguna vez con personas aprovechadas o descaradas, y seguramente que también, con algún “vampiro emocional”. Es decir, ese tipo de personas que no sabemos por qué, nos dejan cansadas, de mal humor o con la sensación de haber hecho algo que realmente no queríamos hacer. Si no nos paramos a pensar, es posible que no nos demos mucha cuenta de lo que está pasando y que caigamos una y otra vez en la trampa del otro, que la mayoría de las veces, ni siquiera es consciente de lo que hace. 

Cuando se habla de ese vampirismo, se suele culpabilizar a los "vampiros", sin ser muy conscientes de que el principal cómplice es la propia víctima (también sin mucha consciencia), por tolerar y aceptar el abuso o el maltrato de quién le vampiriza. Captar la dinámica y romperla, cuando se da, no resulta fácil, pues parece ser necesario hacer un acopio de energía superior al de aguantar al vampiro, pero lo que suele venir, cuando se genera el desenmascare del otro o se genera una sana distancia, es un recargue de pilas y un gran alivio. 

Como en muchas dinámicas humanas es fácil culpabilizar a una parte, sin ver la propia responsabilidad en la tolerancia de algo que resulta abusivo. La víctima del vampiro, quizás, inconscientemente, alimente algo de vampiro en su interior y por eso, enfrentarse a ello y ver por qué se es cómplice del abuso, puede resultar muy útil e ilustrativo. 


En nuestra educación no se nos enseña a manejarnos con estas cosas, ni tampoco nadie nos dice como romper una dinámica de abuso de cualquier tipo. Hacen falta altas dosis de intuición y de fuerza para salir de los chantajes emocionales, sensaciones de compromiso u obligación con los otros, etc. 

Además, sin darnos cuenta, en un momento malo, de bajón, de inseguridad, etc. ¿No es posible que los no vampiros nos convirtamos en vampiros? ¿Pasará como en las películas de Drácula, que una mordedura de vampiro le convierte a uno también en vampiro? Quién sabe... Mejor aprender a poner los límites claros y curarse en salud… Y si es posible, contribuir a la curación del vampirismo, no a estacazos, sino ayudando a las personas a que sean más conscientes de lo que hacen sin perder la empatía y el amor (quizás sea más eficaz ante el vampirismo que los ajos, o no…). 

El tema me ha dado que pensar a raíz de la lectura del interesante escrito de Marcela Paz Peña Sarmiento, que podéis encontrar en su blog: http://poderdenuestramente.blogspot.com/2010/10/vampiros-emocionales.html 

2 comentarios:

Marta dijo...

Cierto, he conocida a algún vampiro que otro. Sin embargo, lo que más me preocupa es serlo en algunos momentos, o con ciertas personas, con las que a veces me resulta imposible hablar de temas alegres o disfrutar un rato. y no sé cómo pararlo, porque generalmente, con las poquitas personas que me pasa esto, son justo a las que más empiezo a querer, y a las que no querría hacer ningún daño. ¿cómo romperlo?
bonita entrada

Maribel Rodríguez dijo...

Gracias Marta. La mejor de manera de no serlo es darse cuenta de que se puede llegar a ser. La manera de romperlo es intentando ver las cosas positivas de uno mismo, de la vida, dejando libertad a los demás para ser ellos mismos, liberándonos de dependencias, evolucionando, mirando con curiosidad la realidad, tomando menos en serio ciertas cosas y evitando las conductas vampíricas. Mira la web que recomiendo al respecto. Quizás te sirva...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails