lunes, 12 de abril de 2010

DE ODISEA POR MADRID


Hace años viví un día inolvidable, lleno de peripecias, por Madrid. Aquí comparto con vosotros mi aventura... Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia...

Hasta ese día, la frase "Madrid me mata", me había parecido un poco exagerada. Hoy me parece absolutamente realista e incluso podría decir que se me ha quedado corta, porque si el día dura un poco más o me mata, o acabo cargándome a alguien, o suicidándome en defensa propia.

Me levanté tranquilamente esa mañana, para llevar a cabo la sencilla misión de acompañar a dos personas a dos lugares distintos. A Carlos (un joven de unos 25 años con aspecto desaliñado) tenía que llevarle al tren que le conduciría a Palencia a un centro para rehabilitación de toxicómanos y a continuación, llevar a Eva (su novia, de 20 años, con aspecto “modernillo”) a un Hospital de Madrid, para su desintoxicación de heroína y cocaína. Sencilla misión encomendada por un simpático amigo y colega (médico), que a veces entretiene a sus amigos en tareas altruistas y filantrópicas, como ésta. Lo cual no está mal si las cosas salen bien...

Todo muy sencillo, aparentemente. La aventura comenzó al llegar a su casa. Carlos me chantajeó negándose a ir a Palencia, sin haberse "puesto" algo, porque no tenía ninguna medicación para soportar el "mono" y así no podía viajar. Y paradójicamente, para evitar males mayores, me vi dándole dinero para "ponerse". Si alguien me hubiera contado el día anterior que yo iba a comprarle a un "colega" una dosis, le habría dicho que deliraba. Quizás la que estaba en estado delirante era yo, cuando me dejé embaucar tan fácilmente. Además, por culpa de esta "inteligente" gestión, tuvimos que coger un taxi para no perder el tren y nos quedó el dinero justo para el billete. Se subió al tren prácticamente en marcha y con la "pasta" para pagar el viaje. Aparentemente, la primera parte de la misión estaba cumplida.

Una vez cumplida la primera parte, pensaba que no seria más complicado llegar al hospital Carlos III, porque tenía en mi poder un bono-metro y ganas de llegar. Pero camino del Metro, la cosa se complicó; a Eva le dio un "patatús" (lipotimia para los médicos) y se quedo estampada en el suelo, pues no podía tenerse en pie y para colmo, al mirar el plano del Metro, pude comprobar que no habla ninguna parada cercana al hospital, al que nos dirigíamos. ¿Cómo llegar sin un duro a nuestro destino? Un empleado del Metro se dignó en dejarme llamar a una ambulancia, tras quince minutos de explicaciones, pero al otro lado del teléfono, me tope con un monstruo llamado burocracia; argumentando que no podían llevar a Eva al Hospital Carlos III porque no era su ruta habitual. Sí me podían llevar al Hospital La Paz, que estaba a la gran distancia de dos minutos, de nuestro hospital y más lejos que éste, de donde estábamos. Poco le importaban mis explicaciones, de que en el Carlos III estaba previsto el ingreso de Eva, así que llevarla a La Paz sólo iba a complicar las cosas y a malgastar inútilmente tiempo y recursos. Por más que apele al sentido común, éste se mostró huidizo en la mente de mi interlocutor, si es que quedaba algo en algún resquicio de su cerebro, ya que mecánicamente repetía una y otra vez la misma frase: "es imposible porque nunca se ha hecho así". ¡Magnífico argumento! Me pregunto que métodos de sugestión se usarán para manipular tan eficazmente a los empleados públicos. Colgué el teléfono en un arrebato de desesperación y arrastré a Eva hasta la parada de taxis, convencida de que entre los taxistas habría algún ser humano. Pero no hubo suerte, debían estar todos de vacaciones ese día. Inicié una peregrinación de un taxi a otro, explicándoles que no tenía medios para llegar al hospital que estaba a dos minutos en coche, que Eva estaba embarazada y en muy malas condiciones físicas, que era una urgencia medica, etc., etc...

Todo fue en vano porque no pronuncié la palabra mágica: "dinero". No había nada que hacer, sus cuellos sufrían espasmos bidireccionales alternativos que expresaban negación, mientras sus hombros subían y bajaban expresando indiferencia. Negación de sí mismos, indiferencia ante su propia vida, pues no valoraban la de otra persona. En fin, peor para ellos. Ni siquiera se conmovieron ante mi oferta de darles a cambio mi anillo y mis pendientes, porque debieron de darse cuenta de que no eran de oro de 24 kilates.

En medio de tan frenética actividad, pude atisbar a lo lejos a un representante de la justicia, al que me acerqué, suponiendo que haría honor a lo que representaba. Pero no, el "poli" sufría los mismos espasmos, que sus desalmados congéneres los taxistas y ante mis explicaciones sólo sabía decirme que no era esa su función, mientras estaba cómodamente sentado, en su flamante coche. Debí darme cuenta antes de dirigirle la palabra, de que padecía el mismo mal que los taxistas, de que de alguna manera también estaba "muerto". A lo mejor ocurrió esto porque no pronuncié la palabra mágica.

En un arrebato de desesperación, me dediqué a abordar a los transeúntes, pensando que no era posible que coincidieran en el mismo sitio y a la misma hora tantos desalmados juntos. Pero sí era posible, todos ellos respondían con la misma actitud estereotipada y vacía. Hubiera sido alentador que alguno diera muestras de asco o de enojo, porque al menos habría sido una señal de que estaban vivos, pero fue imposible.

La fase siguiente de la operación fue infiltrarme en un hotel para rogarles que me dejaran hacer una llamada al Carlos III y afortunadamente me topé con una "persona" que me dejó llamar. Lo curioso del asunto fue que en el hospital otra vez se paso al teléfono “el monstruo de la burocracia”, que había tomado la voz de una doctora y me volvía a decir que era muy difícil mandar a Chamartín una ambulancia sin hacer unos cuantos papeleos y que llamara en media hora para ver si era posible hacer algo. Le respondí preguntándole qué podía hacer con el cadáver, si se me moría en esa media hora. El “monstruo” no había previsto esa pregunta y se quedó mudo, y yo, como estaba harta le colgué. En ese momento apareció Eva un poco recuperada para avisarme, de que uno de los que habíamos abordado antes, se habla apiadado de nosotras y nos llevaba al hospital. ¡Un milagro! ¡Habla resucitado! Mientras íbamos en su coche, nos amonestó a ambas diciendo: "A ver si lo dejáis" (la droga). ¡Ya sólo me faltaba que me tomaran por yonqui!, le aclare la situación al 'bienintencionado” muchacho, el cual me dijo que ese comentario era por nuestras pintas informales... Está claro que no les habría dicho lo mismo a dos "niñas pijas", es increíble lo que para algunos cuentan las apariencias. Aunque no debo meterme con él porque al menos conseguimos llegar a hospital.

En el anhelado hospital le hicieron a Eva unos análisis, la historia clínica, etc... Y mientras, mi problema era que yo tenía que llamar a Palencia porque con las prisas con que Carlos cogió el tren, no pude darle el teléfono de su destino, así que tendría que llamar yo para que lo fueran a recoger y no se perdiera. Como yo no tenía ni cinco duros para llamar a alguien y pedirle que hiciera la llamada a Palencia, le rogué a una de las enfermeras que acababa de tener una frívola conversación telefónica, que me dejara hacer una llamada y me dijo que eso no era posible porque ese teléfono no se podía usar para llamar (supongo que acababa de tener una alucinación) y me sugirió que fuera a un teléfono publico. Le expliqué mi problema económico y otra que estaba con ella me dio 50 pesetas. Con las que llame a una amiga para que llamara a Palencia y a mi amigo, el que me encomendó la misión (que se había ido a Segovia y probablemente ya había vuelto) para que llamara al hospital.

La siguiente batalla fue para pedir al personal de urgencias que le dieran a Eva algo de comer, pues acababa de decirme que llevaba en ayunas 24 horas, lo cual podía tener una lógica relación con su desmayo previo. Los de las urgencias me respondieron diciéndome que era imposible darle comida porque “nunca se ha hecho eso en urgencias”. Por lo visto, también les poseía el mismo monstruo así que Eva siguió en ayunas.

Al rato nos fuimos a hablar con la asistente social, que para mi sorpresa resultó ser una buena persona, pero estaba empeñada en mandar a Eva a un centro de desintoxicación Evangélico, en el que quitan el "mono" rezando y no les dejan fumar; cosas que a Eva no le seducían especialmente. De todas formas, intentó conseguirnos una ambulancia para salir de allí, pero el "monstruo" de siempre, se lo impidió. Entonces me pasé a hacer llamadas desde su teléfono, para intentar localizar a alguien que nos fuera a buscar. Tras varios intentos frustrados localicé a mi amigo Roberto, que nos fue a rescatar en su coche y que alucinado no conseguía entender nada (pues es poco habitual llamar a amigos para que le rescaten de situaciones como esta). Nos llevo hasta la consulta de Jesús, pero allí todavía no habla llegado nadie (a todo esto, ya eran las 4:30 de la tarde). Pronto empezaron a llegar pacientes ,que se iban acumulando en el descansillo de la escalera mientras Eva dormía plácidamente en el felpudo (acurrucada y tranquila como si no hubiera roto un plato en su vida). Pudimos vivir momentos entrañables de intercambios de diversas confidencias, sobre delirios y otros “problemas personales”, en los que aproveché para hacer una especie de terapia de grupo, antes de que alguien perdiera del todo algún “tornillo” del todo y ocurriera alguna catástrofe. A las 5:30, llegó alguien que nos abrió la puerta y pudimos entrar. Jesús llego más tarde porque se le habla estropeado el coche viniendo de Segovia.

Para rematar el día, cuando llamé a Palencia, para averiguar si Carlos había llegado, me dijeron que por allí no había aparecido. Me empecé a imaginar a Carlos con las 4000 pelas con que se habla subido al tren, bajándose por otra puerta y yéndose tan contento a "pillar". ¡Estupendo!, no había salido nada bien de la historia.

Después de que Jesús acabara con sus pacientes, llevamos a Eva (ya eran las 9 de la noche) al Alonso Vega (un hospital psiquiátrico), donde quedó "felizmente" ingresada. Y mientras estábamos allí, llamo Carlos al "busca" de Jesús, diciéndole que estaba en su casa en Madrid y que fuéramos para allá. Primera operación, fracasada. Una vez allí nos contó que cuando llegó a Palencia se fue a buscar su destino y encontró un centro de desintoxicación, preguntando a los del lugar (ya que no tenía las señas). En dicho centro, estaba todo el mundo rezando y le exigieron malhumorados cuando entró que apagara su cigarro. ¡Los evangélicos atacan de nuevo! Horrorizado por el panorama volvió a la estación y cogió un tren (de polizón) para volver a Madrid, pues le pareció más "lógico'' que irse a buscar el otro “Centro", ya que estaba en la otra punta de la ciudad.

Sin comentarios...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante historia de la que se pueden extraer múltiples enseñanzas. Lo primero que los conocimientos no liberan pero conocer en primera persona nos da la medida exacta de nuestro verdadero estado mental/emocional pues es a través de los desafíos y las adversidades cuando podemos testar nuestro equilibrio, sabiduría, sentido de la acción correcta y atención, en resumen "Conciencia".

La capacidad de aceptación de las circunstancias es inversamente proporcional a como se nos nubla la mente mientras la emotividad se dispara perdiendo la vista clara que permiten tomar acciones adecuadas. Que decir de la egotista opción de nuestros conciudadanos que se presentan como verdaderos adversarios a nuestro equilibrio, a saber, desconfianza, inseguridad, indiferencia, es cierto son muertos vivientes, zombis de los procedimientos faltos de humanidad, pero a los que hay que agradecer su existencia por que sin ellos no habría historia, ni desafíos, ni una medida clara de nuestros potenciales, ni posibilidades de crecimiento.

Por todo ello decirte Maribel que Madrid no te mata, Madrid te da vida, te da conciencia y una estructura de tu potencial. A mi me encantan los líos soy un experto y el camino mas corto para enfrentar los miedos. La conciencia no se expande en un sofa ni un despacho, ni a través de relaciones armónicas, eso si que es muerte mientras te crees que estas vivo de percepciones intelectuales. Por ultimo nos da pie a elaborar un mapa del Ego y sus trastornos de insensibilidad cuando no tiene nada que ganar.

Gracias por tu historia, un poco de vida real viene muy bien entre tanta perfección intelectosa espiritual.....

Juan Manuel

Maribel Rodríguez dijo...

Hola Juan Manuel,

Muchas gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo en que los incidentes como este despiertan más la conciencia y en que son todo un reto. Lo vivido ese día fue una oportunidad para mantener la calma en la tormenta, desarrollar recursos, tomar conciencia de lo poco que se puede hacer sin dinero y después tomármelo con humor, al escribir esto pocos días después.

Así que al sobrevivir a la historia, efectivamente, Madrid me dio más vida, al igual que me ha pasado en otros momentos de dificultad de mi existencia.

Saludos

Maribel

Maribel Delgado Medina dijo...

Buena entrada para reflexionar :) ah y me gustaria conocer Madrid! :D

MEGAMAZINGER dijo...

Vivimos en una sociedad tan segura y cómoda que no nos solemos cuestionar muchas cosas básicas, como por ejemplo, ¿qué somos sin dinero?.
Es increíble lo importante que es el dinero en nuestra sociedad. Si , por ejemplo, se te pierde la cartera en una ciudad donde no vives o conoces a nadie, te conviertes de inmediato en un paria. No tienes dinero, no puedes hacer absolutamente nada y tienes que suplicar con insistencia a la gente para que se apiade de ti (un extraño/a y otro/a más que se acerca a pedir).

Increíble la respuesta que te dió el policía, por cierto.

Maribel Rodríguez dijo...

Gracias Maribel. Ojalá puedas conocer Madrid :-).

Megamazinger, estoy totalmente de acuerdo contigo y más después de esa experiencia. En esa situación, me sentí que me había convertido súbitamente en una paria, como tú dices.

Y sí, la respuesta del policía increíble...

Saludos

Maribel

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails