viernes, 26 de octubre de 2012

¿NECESITAMOS TRANSFORMARNOS?



A raíz de la propuesta del curso que celebraremos en el monasterio de La Cabrera el 10 de noviembre, titulado “El camino de la transformación I: Encuentros con el alma” ha surgido la pregunta de qué es eso de la transformación y de si realmente necesitamos transformarnos.

Según el diccionario de la RAE, un significado posible de transformar es “transmutar algo en otra cosa”. ¿Necesitaremos transmutarnos o cambiarnos?

La cuestión es que más necesitar transformarnos en otra cosa, es importante darnos cuenta de que nos hemos convertido, con frecuencia, en algo diferente de lo que realmente somos, hemos perdido la conexión con nuestro ser más profundo, con nuestra alma y por eso podemos sentirnos perdidos, las cosas de la vida no nos encajan o no nos llenan o sentimos una sensación de vacío, como si nos faltara algo. Se podría decir que ya estamos transformados, al menos en parte, en algo que no somos, pues podemos estar viviendo mediante máscaras sociales, conformándonos con lo que se supone que se espera de nosotros, alienándonos de lo que realmente queremos o dejando pasar la vida, etc. Y cuando este tipo de experiencias se dan, podemos sentir eso que Frankl llamó “vacío existencial”, por no estar dentro de nuestro verdadero sentido de vida.

Así que el camino a la transformación, en este caso, trata de un camino hacia el crecimiento interior, hacia la toma de consciencia de nuestro mundo interior, hacia la conexión con nuestra alma y evolución en consonancia con la misma y no con lo que los demás pueden querer de nosotros. Para ello, un paso posible es tratar de darnos cuenta qué nos impide llegar a la plenitud, para buscar como superarlo (en esto hay numerosas barreras emocionales, cognitivas, etc.). El trabajo con los elementos que nos alejan de nosotros mismos, ayuda a ir dando pasos. A su vez, también es importante buscar dentro de nosotros qué queremos realmente, buscar nuestro sentido de vida mediante la conciencia de quienes somos, así podremos ser lo que realmente estamos llamados a ser.

En este sentido, la Logoterapia de Frankl, la Psicología Analítica de Jung y algunos elementos de tradiciones sapienciales y espirituales pueden aportarnos para “transformarnos” en nosotros mismos. Esta es una parte fundamental del trabajo psicoterapéutico, que vivido en un grupo, mediante ciertos ejercicios vivenciales, se puede estimular.

Después de años de práctica psicoterapéutica, soy consciente de que las personas necesitan encontrarse consigo mismos y reconectar con su esencia más profunda. No en el sentido de ser unos bebés, sino en el sentido de encontrar la esencia de su ser y de la realidad, para así realizar su verdadero sentido de vida. Por este motivo, también hemos querido abrir un espacio de ayuda adicional a quienes quieran complementar su trabajo personal o psicoterapéutico, mediante otros métodos, en un lugar de recogimiento y contacto con la naturaleza, como es un monasterio o en la Universidad de la Mística de Ávila (en donde tendremos espacios para cursos similares). En conexión con la propia vocación de ayuda de quienes lo damos, desde la experiencia personal, la experiencia profesional y el fruto del trabajo de muchos años.

Así que con esta entrada trato de clarificar un poco más, por si puede ser de ayuda para alguien un paso más en el camino mediante el trabajo que proponemos, para nuestras almas o nuestro ser más profundo y así encontrar un sentido de vida acorde con nuestras posibilidades y potencialidades.


1 comentario:

Juan dijo...

El sentido de la vida es un sentimiento en mayúsculas, sentimiento de sentir, sentir de sentido inefable que transmite el contacto con ese Alma.

Yo no soy terapeuta pero seguro que la terapia pasa por desacondicionar a la mente moderna producto de la filosofía cartesiana racional. Una mente enferma que jamás podrá encontrar el sentido de la vida, porque su base la llamada "duda metódica" basada en la herramienta racional esta imposibilitada por su propia naturaleza ha acceder al espacio del Alma "Sentir, Sentimiento, Sentido, Esencia, Atmósfera".

La mayor aproximación evolutiva de esta mente es hacer del silencio, los sueños, la oración, el recogimiento, la contemplación, el rito, la espiritualidad, la observación, las esencias, el mundo interior, complejos procedimientos en base a una disciplina que diera una puntuación de evidencias para realizar un análisis, que a la vez permitiera una síntesis, que fuera revisable para tenerlo bajo control. La mente moderna por activa y pasiva está cortada y condicionada por esa visión Descartistica, y lo que se escapa a ello adquiere formas grotescas bajo deformaciones esotéricas.

La duda metódica de la mente moderna se basa en no dar crédito a las cosas sensibles, a los sentidos, a la sensibilidad.

Imaginemos a esa mente moderna intentando encontrar el sentido de la vida dios mediante la gran pregunta.

Quien soy yo?

No lo podrá jamás descubrir…….

Porque "Yo" es un "Sentir", y el sentido a la vida un sentimiento del Alma.

Contesto a tu pregunta Maribel.

Si, necesitamos urgentemente una transformación y toda la ayuda necesaria.

Juan Manuel

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails